EL CÍRCULO CONSERVADOR DE ARAHAL

 A principios del siglo pasado existieron en Arahal una extensa variedad de casinos, todos de vida efímera, como lo fueron el Casino Artístico e Industrial, el Casino Liberal, el Casino Mercantil Arahalense, el Centro Arahalense, la Casineta de los Reina, la Casineta de los Zayas, el Casino Agrícola, La Filarmónica, el Casino Republicano de la calle Madre de Dios, el Casino Republicano de la Plaza de la Corredera, el Centro de Acción Popular en la calle Veracruz, Los Padres de Familia y entre los más antiguos se encontraba también el Círculo Conservador.


El Círculo Conservador era un centro de recreo compuesto por correligionarios conservadores de Arahal y más que una agrupación ideológica, era como una tertulia de amigos, donde la distinción más refinada imperaba y en la que de lo que menos se hablaba era de política.

En una revista de Turismo de Arahal, editada en el año 1922, aparece una extensa reseña donde nos habla de este aristocrático centro, transcribo:
Nuestro atento amigo D. Javier Torres Piñar, Presidente de este aristocrático centro, nos concedió unas horas de charla en el pequeño y popular casino, donde juntamente con otros señores socios fuímos festejadísimos.
Su régimen económico es originalísimo, pues no existe directiva y sí solamente un Presidente, ya que alguien ha de estar encargado de su dirección, persona que como muy donosamente nos dijo nuestro amigo el Sr, Torres, ejerce una "dictadura familiar" entre los consocios y lleva a su cargo cuanto se relaciona con el funcionamiento social.
El local es propiedad del jefe local de los conservadores D. José Benjumea Zayas, quien lo cede gratuítamente, y con la cotización mensual de los socios, por cierto muy reducida, se atiende a los gastos sociales.
Esta sociedad instala en la feria ( fotos adjuntas en las dos entradas), una artística caseta, a la que sin cuota extraordinaria asisten las familias de sus socios y cuantas personas lo desean, pudiendo decirse que es la caseta popular de Arahal.

Un confort exquisito y un ambiente familiar reina en la "Casineta", como cariñosamente se le llama y lo más escogido de la población lo frecuenta a todas horas, atendida por el correctísimo caballero Sr. Torres Piñar, que ha sido uno de nuestros más eficaces colaboradores en la preparación de esta revista de turismo.


Documentación: Archivo familiar D. Antonio Nieto Vega

EL CASINO AGRÍCOLA DE ARAHAL

Panorámica del antiguo Casino Agrícola, de principios de los años 20. Construído expresamente en la calle Cánovas del Castillo 11 ( Hoy Corredera), bajo la presidencia del distinguido literato don Andrade. En su mandato se construyó igualmente una elegante caseta instalada en el Real de Feria, donde los días de Magdalena era punto de cita de bellas mujeres y cuartel general de los forasteros que venían en dichos días.

Es continuación el Agrícola del primitivo Casino Arahalense que se fusionó en el actual componiendo su directiva los Sres: Presidente, don Romualdo Arias de Reina JIménez; Secretario, don Daniel Arias de Reina y Zayas; Tesorero, don José Salvago Salas y Vocales: don José Oliva González, don José Álvarez Jiménez y don Francisco Humanes García.

Gracias a don Antonio Nieto Vega por la aportación.

TARDE DE TOROS EN ARAHAL

Tarde de toros en una plaza no identificada ( por ahora) de Arahal. En la foto de mantilla, Dª.Amparo Moreno, Dª. Bilita Moreno, Dª. Aida, D. Armando García "El dominicano", D. Paulino Nieto y esposa Dª.Ángeles Vega, D. José Jiménez y el joven Don Antonio Nieto.
Gracias a D. Antonio Nieto por la aportación.

LAS GALERÍAS SUBTERRÁNEAS DE ARAHAL


Por Antonio Nieto Vega: Cronista Oficial de la Ciudad de Arahal.
Con la colaboración de Carmen González de Arahal Información

En el mes de enero de 2003, publicaba el periódico ABC de Sevilla un suplemento especial, dedicado en toda su extensión a la cercana población de Alcalá de Guadaíra, su finalidad era la de dar a conocer tanto su historia y su patrimonio artístico monumental como sus espacios verdes y naturales, con vista a una mayor promoción turística pues cada año van en aumento las visitas a la ciudad. En ese año la visitaron 150.000 personas, esperándose, según los estudios realizados, que el número se vea incrementado a 350.000 a partir del año 2008.

En la edición que se cita venía una fotografía que llamó profundamente mi atención por poseer en el archivo una muy similar.
La fotografía mostraba una de las galerías subterráneas que componen la infraestructura de una extensa red hidráulica. El editorial que ilustraba nos dice que a finales del pasado año (2002), los miembros de la sociedad de espeleología Geos culminaban el proceso de exploración de una parte ... y su antigüedad se remonta la época romana, concretamente al periodo imperial... Podemos concluir que estamos ante un acueducto único en su tipología y ante una de las obras de infraestructura romana más importantes de España.
En Arahal corría el año 1974. Se procedía al nuevo alcantarillado y pavimentación de las calles Perpetuo Socorro, La Mina, Trasmina y primera fase de El Faro. Don Manuel Cortés Cordón, hoy jubilado y en aquella época Maestro de Obras del Ayuntamiento de Arahal, tuvo la gentileza de comunicarme rápidamente que al realizar la excavación se había descubierto la bóveda de una galería, la que él había inspeccionado. Su orden inmediata fue que aquello no se tocara lo más mínimo.
Aquel mismo día por la tarde, acompañado por el señor Cortés Cordón, al que agradezco la aportación de la planimetría que ilustra el presente trabajo, así como sus opiniones, y el fotógrafo Manuel González Romero, descendíamos a la galería, valiéndonos de una escalera de madera que colocamos al efecto en el hueco del registro existente en una de las casas de la calle Transmina, hoy prolongación de Perpetuo Socorro, el que comunicaba directamente con la misma y por donde en ocasiones sus habitantes se valían para abastecerse del agua para la limpieza.

Accedimos a una galería excavada por las manos del hombre sin lugar a duda alguna. Los pies de la escalera casi tocaban la otra pared de enfrente. Una vez en el suelo, giramos media vuelta hacia la izquierda y comenzamos a explorar la galería que se abría entre nosotros, rompiendo la oscuridad con las linternas. A nuestras espaldas, continuaba igualmente el subterráneo. El nivel del agua nos llegaba casi a mitad de las piernas. Las paredes, en ocasiones, se encontraban forradas por gruesas piedras para evitar desprendimientos. A través de la galería se podía andar perfectamente. La altura aproximada era de dos metros y su anchura superior a la de cualquier persona, pero sin espacio suficiente para que cupieran dos.

Caminamos varios metros. Nuestra galería fue a desembocar a una nueva, cuya pared frontal nos impedía seguir adelante, abriéndose la misma a derecha e izquierda. La trayectoria era la de la calle Mina. A la derecha, a medio metro de profundidad, en relación con la pared del pasadizo que se había explorado, se abría una nueva galería, que se encontraba tapiada con fábrica de ladrillo, sólo con verlos nos dice la antigüedad del pasadizo.  A la izquierda, tras breve recorrido, nos encontramos igualmente cerrado el paso, esta vez por escombros y materiales de construcción de deshechos que había arrojado por la boca de un registro idéntico al que accedimos nosotros a los subterráneos. A continuación, la obstrucción era completa, sin duda por obras que realizaron en la vivienda de la que procedían los cascotes y materiales antes indicados.

Volvimos sobre nuestros pasos. Pasamos de largo por la escalera por la que bajamos. Conforme avanzábamos, nos percatábamos de que la galería se estrechaba y su altura disminuía debido a la cota de nivel hasta tal punto de que anduvimos un largo trecho arrastrándonos por ella. Teniendo en cuenta su angostura y que el regreso teníamos que realizarlo de igual forma pero hacia atrás y de espaldas, pues era imposible dar la vuelta en su interior, por todo ello, ante las mayores dificultades que se iban acumulando y la falta de medios que disponíamos para avanza, decidimos dar por terminada la exploración en este punto. La dirección que seguía era la de El Faro y el agua no alcanzaba más de dos o tres dedos de altura. Todo el nuevo trayecto rezumaba una intensa humedad.

Andando el tiempo, en diversas charlas sobre el tema, me indicaron que en otras ocasiones se había dado con otras galerías de parecidas formas, concretamente cuando se realizaron obras de consolidación en la plaza de abastos, ubicada en el mismo casco antiguo de la localidad, en la Plaza Vieja. Incluso entonces se había descubierto ramales que llegaba hasta la Plaza de la Corredera. Igualmente me comentaban que a las que se referían eran parte del alcantarillado y el agua que corría por ellas eran aguas residuales. Ante estas aseveraciones podría pensarse que cuando se procedió a construir el alcantarillado de la población, fueran aprovechadas estas antiguas galerías para esa finalidad, ello podría ser una posible explicación a la que encontramos clausura.

Como testigo ocular, en lo que sí estoy en condiciones de afirmar, es que en ningún momento el interior de los subterráneos , en los que el grupo permaneció más de una hora, ni el agua que discurría por los mismos despedían el más mínimo mal olor, ni vimos rata alguna, como suele suceder en los alcantarillados.
Como puede observarse por las fotografías, hay similitudes entre lo investigado en Alcalá y lo que tenemos en nuestra ciudad, al menos así lo entiendo. En ambas localidades existe una calle llamada Mina, nombre que desde antiguo ha perdurado a través de los tiempos en las dos poblaciones, conservando, sin duda, la memoria histórica de las galerías que se encuentran debajo de ellas, pues mina también son denominados los pasos subterráneos , abiertos artificialmente, para alumbrar o conducir aguas o establecer otra comunicación, según dice el diccionario.

Unos y otros han sido excavados por la mano del hombre, lo que supone una obra de envergadura en cuanto trabajo y dinero, sea cuál fuera la época en la que se realizaran, lo que podría darnos una idea de la importancia de la población de entonces. Igualmente, circula por ellos una corriente más o menos importante de agua. La anchura de los mismos es aproximada. En los de Alcalá, por algunos sitios, la anchura es la justa de una persona y en otras ocasiones es mayor, en los existentes en Arahal su amplitud es a veces superior a una persona y otras muy estrechos. En lo que se refiere a la altura, en uno y otro sitio, aunque no siempre en las galerías arahalenses, alcanzan los dos metros, ello va en función de las cotas de nivel.


En Alcalá, para evitar el riesgo de desprendimientos, en algunos tramos se forran las paredes con ladrillos, en Arahal se hace lo mismo, pero con piedras. Las galerías, tanto de una como de otra población, cierran los techos con una bóveda de cañón y cuando, en su día, se llevaron a cabo las obras, para sacar la tierra sobrante del interior, se realizaron aperturas por donde fuera posible, éstas pudieran ser los actuales registros, que aún perdudarían, y por donde a través de uno de ellos pudimos acceder a los subterráneos.


Las galerías de Alcalá, se datan, por ahora, en la época imperial romana, pertenecían al acueducto que conducía el agua desde Sevilla a esta localidad. Las de Arahal... Opino a todas luces lo que se imponía era realizar un estudio arqueológico minucioso, dirigido y llevado a cabo por arqueólogos profesionales, que son los únicos que, en definitiva, nos pueden decir con total garantía qué son, qué función realizaron, de cuándo datan y la posible extensión de las galerías subterráneas arahalenses.  

Antonio Nieto Vega: Cronista Oficial de la Ciudad de Arahal

Gracias a la colaboración de Carmen González ( Arahal Información)

Fotografías: Manuel González





EL ANTIGUO EQUIPO MÉDICO DE ARAHAL

Gracias a la colaboración de Rosario Martín mostramos una imagen muy interesante del equipo de médicos y practicantes que existía antiguamente en el pueblo.

La fotografía está tomada en la puerta del Casino Universal en Noviembre del año 1963, quizás y lo más seguro que sea de las últimas fotos del alcalde D Gabriel Mengibar ya que al mes siguiente fallecía en un fatídico accidente de tráfico.

Describimos de izquierda a derecha D.Francisco López Silva, D.José Marina Pueyo, D.Gabriel Mengibar, D.Francisco Sánchez, D.Manuel Cardoso, D.Manuel Nieto y D.Ramón González.

EL PREGÓN DE D. ANTONIO NIETO VEGA

 En 1966 se produce en Arahal el tercer Pregón de Semana Santa organizado por la Junta de Hermandades de Penitencia y el Excmo. Ayuntamiento de Arahal.

El acto se llevó a cabo en el cine Cervantes, que para la ocasión se engalanó con colgaduras y tapices en la tarde del Viernes de Dolores. El estrado presidencial, adornado con los estandartes e insignias de las distintas Cofradías, estaba ocupado por el alcalde, don Ramón González y González, y demás autoridades. A él se le deben dos grandes fundaciones que perduran ya con solera: el Pregón y la Fiesta del Verdeo.


 Don Romualdo Jiménez Almagro, hizo la presentación del pregonero don Antonio Nieto Vega, el cual pronunció una magnífica pieza oratoria, haciendo una detallada historia de las Cofradías.

Al terminar el Pregón el señor Nieto, fue muy aplaudido y felicitado por todos. Finalmente, en el salón de actos del Ayuntamiento se le ofreció una copa de vino, haciéndole entrega el señor alcalde un artístico pergamino, pintado a mano por el sargento de la Guardia Civil D.Salvador Guardia.


Documentación facilitada por Antonio Nieto Vega y Rosario Martín.

MANTILLAS Y ESTAMPAS DE UN ANTIGUO JUEVES SANTO EN ARAHAL


María Rosario Martín es la encargada de la foto del día, donde vemos a un grupo de señoras vestidas de mantilla un jueves santo del año 1956 a su paso la Plaza Párroco Antonio Ramos.

Describimos de izquierda a derecha  Dª. Pepita Cortés,  Dª. Aurora Ortega, Dª.  Pepita de la Peña y Dª. Carmelita Cortés.

ARAHAL BALOMPIÉ EN LOS AÑOS 60


 De izquierda a derecha los que están de pie, el primero es "Virorta", tenía una barbería en calle Tahona esquina con calle Nueva, el siguiente Santos, trabajaba con su tío en una barbería en calle Felipe Ramírez frente a la Farnacia, el siguiente Tomás, regentaba las naves avícolas que se encuentran en la carretera de Morón margen derecha antes del arroyo Saladillo, el pozo y las naves las edificó él mismo, siguiente Enrique el "Chavalote", tenía un polvero en calle Toledo, el que le sigue Ontanilla aficionado a los toros y partidario de Curro Romero, tenía una taberna en calle Madre de Dios sobre el nº 85, le sigue Oliva, era el Guarda de las Casitas de Padre Monrroy, en cuclillas el primero es el VERDADERO "Pintura", Portillo Amarillo Antonio, ahora a todos los parientes le dicen Pintura, tenía una barbería en la calle Felipe Ramírez, frente al Cuartel de la Guardia Civil, le sigue Troncoso Maldonado Enrique, trabajaba de Administrativo en la Cooperativa Arahalco, lo que hoy es Mercadona, con el balón Troncoso Medina José, panadero de la Panadería Nicolás en la calle Cruz nº 1, padre de la que ha aportado la fotografía, le sigue Francisco Lobato, "Paco el agujo Manolete", los rasgos de la cara y la nariz eran las del torero Manolete y cuando se ponía las gafas de sol llamadas "manoletinas" era una estampa del torero, tenía una tienda de comestibles en calle Membrilla sobre el nº 41, el último "Regalito", Martín López Miguel, era zapatero de banquilla y tenía la Zapatería en calle La Laguna (acera izquierda) esquina con Madre de Dios. Todos han fallecidos menos el primero "Virorta" D. Juan Lobato, vive en Torreblanca (Sevilla).

Gracias a Paco Díaz Fernández por la documentación.

QUINQUINEROS DE ARAHAL

 Hoy os mostramos unas fotografías de D. Antonio Crespo García, carpintero de profesión procedente de la familia de los "Quinquilleros".
Dedicó gran parte de su vida a la elaboración de bancos para la recolección de aceitunas, banquillos para la limpieza de olivos, arreglos de arados y coches de caballos...

Documentación: Un paseo por Arahal,de Manuel Jesús García Amador.
Fotografías: Ángeles Crespo.


LA TABERNA DEL JOSELITO " EL COLMAO"

Foto tomada en la antigua taberna de Joselito "El Colmao". La cámara inmortaliza en plena actuación a " Diego el de la Casta", mientras los acompañantes lo observan con admiración.
FOTO: Archivo Bodega La Mazaroca.
 Más info: http://www.memoriavisualdearahal.com/2012/06/la-taberna-de-joselito-el-colmao.html

LA COOPERATIVA LOCAL DE ACEITUNAS DE ARAHAL


Hoy gracias a los nietos de Dª María Ortega Galván nos llega esta fotografía tomada a un grupo de operarios en la antigua Cooperativa Local de aceitunas de Arahal.
Seguro que salen muchas caras conocidas. Gracias por la aportación.

CARBONEROS DE ARAHAL

 Preciosa e insólita imagen de la familia "los Pavucenos" en plena elaboración de un horno de carbón vegetal en el campo. El primero por la izquierda es el cabeza de familia Don Miguel Sánchez Montero, carbonero de profesión, la cámara lo capta cubriendo la estructura con un tronco de madera, posiblemente de olivo. Este oficio es de los más antiguos que existen, y durante siglos nunca cambió la forma de realizar esta estructura.

Para obtener el carbón vegetal los carboneros montaban hornos de carbón, también llamados boliches. Clavando un tronco vertical formaban una estructura cónica hecha con otros troncos. En el interior de esta estructura se introducían brasas para provocar la combustión lenta de la madera. Se evitaba que las llamas se avivasen cubriendo la estructura con ramas y tierra que impedían la entrada de oxígeno. Así se conseguía una combustión incompleta que dejaba la madera convertida en carbón vegetal.

Gracias a Ángeles Crespo por la aportación.

LA VIEJA CASETA DEL FIELATO


Entrañable fotografía realizada un día de feria en el antiguo surtidor del "Mundi" donde aparecen retratados Dª. Conchita Barrera, D.Pepe Matute junto a su esposa Dª. Trini Bonilla.

Si nos fijamos bien, por detrás aparece la antigua caseta del Fielato, sólo las personas más mayores recordarán la función que desempeñaban estas casetas de arbitrios municipales, consumos o fielatos, que existían a la entrada y salida de los pueblos y ciudades, en los límites de provincias y a lo largo de los caminos más transitados. Hoy son sólo un recuerdo de aquella España de la postguerra y el estraperlo, del costumbrismo rural y los mercados interiores que conocieron nuestros padres y abuelos.

El fielato era el nombre popular que recibían las casetas de cobro de los arbitrios y tasas municipales sobre el tráfico de mercancías, aunque su nombre oficial fuese el de estación sanitaria de abastos, ya que además de su función recaudatoria servían también para ejercer un cierto control sanitario sobre los alimentos y mercancías que entraban y/o se vendían en el pueblo. El propio término “fielato” procede del fiel o balanza que se usaba para el pesaje de las mercancías. El peso y el tipo de mercancía determinaban la tasa o impuesto a pagar.

UNA ANTIGUA CORRIDA DE TOROS


Corrida de toros celebrada en un antiguo corralón de D. Mariano Arias de Reina Jiménez, situado en los cortinales de la Iglesia.

Hoy día el corralón se encuentra dividido en dos partes, por General Marina, la Telefónica, y por José María Iglesias, las instalaciones de Electrojimor.
La cámara capta justo el instante del "Pasaíllo" donde un joven jinete hace reverencia a la presidencia del festejo, compuesta por un conjunto de señoritas.

Destacamos el público, casi todos con sombreros de ala ancha y el montaje rústico de la plaza, realizado con baras y estacas de madera.

Gracias a la familia Torres Cordero por la fotografía y a D. Paco Díaz Fernández por la documentación aportada.

UN PASEO POR LA FERIA

Año 1926, el lugar que conocemos hoy por "Cuesta de la Fuente", en la época de la foto, oficialmente se llamaba "Paseo Reina Victoria" y el lugar justo de la captura era "Los Tejarejos".

Son fiestas patronales y a través del objetivo fotográfico podemos contemplar detalles dignos a subrayar, y entre ellos: el exorno festivo de postes engalanados, el nulo pavimento del paseo limitado por dos zanjas, una pareja de guardias civiles, pero sobre todo el elemento humano como auténticos protagonistas, que transitan por el paseo de feria en multitud.

Hoy gracias a personas como Conchita Torres, propietaria de la fotografía, podemos seguir reconstruyendo las tradiciones y costumbres de nuestros antepasados. Un millón de gracias por la aportación.

LA IZQUIERDA REPUBLICANA DE ARAHAL

 Enero del año 1933, la Agrupación Izquierda Republicana de Arahal inaugura su Centro Radical, con la intervención de don Diego Martinez Barrios y el diputado don Juan Revilla. Entre los componentes se encuentran su Presidente, don Ezequiel Revilla García, vice presidente, don Francisco Mengíbar Guardia, don Eduardo García Zapatero, don Manuel Guerra, don Ramón González, don Antonio Jiménez Pérez, don Antonio Troncoso Vasco, don Antonio Arias de Reina Salvador, don Francisco Martín Peñalosa, don José Cortés García, don Manuel Alfredo Riviere y Cabeza...etc. 

La primera fotografía está realizada en la planta alta del Casino Agrícola ( antigua Peña Bética Calle Corredera), y después el "Lunch" ( segunda fotografía), sería en la Casineta del partido, con sede en la actual calle San Pedro.

EL CHACHO MIGUEL


Ventorrillo del "CHACHO MIGUEL". Esta venta de campo, situada en la carretera Villamartín, era parada obligatoria para jóvenes y no tan jóvenes de Arahal. Año 1975.

Cumplían estos espacios una función insustituible como punto de abastecimiento de materias básicas y lugar de relación social, de encuentro, charlas y compañía entre vecinos, siendo también marco de pequeñas transacciones comerciales en el medio rural: compras, ventas, trueques, difusión de novedades…

Gracias a Ismael Romero Gallardo.

UNA VISIÓN DE LOS AÑOS 30

Curiosa fotografía tomada en plena calle Corredera sobre los años 30. Sobre la camioneta se disponen atentos al objetivo todo el grupo de pasajeros y viandantes, quizás porque sea un día para el recuerdo, o no. Por desgracia desconocemos el motivo de la toma, lo que si sabemos es que gracias a ese instante nos dejaron una parte de ellos, una visión de la antigua arquitectura local y una gran foto para Memoria Visual de Arahal.

EL QUIOSCO DEL AGUA DE LA PLAZA VIEJA

Un elemento del mobiliario urbano, construido con planchas metálicas, y que durante muchos años sirvió como punto de captación de agua potable para el vecindario y después pasó a ser despacho de vinos y licores.

Memoria Visual de Arahal,a color

Si nos fijamos en la acera de la derecha, según se mira la fotografía, en primer lugar se encuentra el cierro de la vivienda de D. Julio Beauchy Arias de Reina. Siguiendo hacia la Corredera el primer hueco, es un balcón de antepecho, este tipo de balcones existían en esta calle en la casa del número 10 y en la del número 4, el hueco siguiente con las dos esferas de luz en la parte superior, pudiera ser la "Taberna de Aguilar". A continuación lo que fue la taquilla del cine de verano, le sigue con una pantalla de luz en la parte superior, la entrada del cine o tal vez la entrada de una "Posada", a mediados del siglo XIX, hubo en esta acera, cinco o seis Posadas. Le sigue con otra esfera luminosa; "Casa Pedregal" y a continuación otro balcón de antepecho. Entre los dos cierros, con la fachada de piedra, es la casa de los Arias de Reina, después fue El Falange. El hueco que hay entre las dos sillas que se ven a mano izquierda de la fotografía, es parte de la casa de la familia Cordero, lo que fue hasta hace poco, la Peña Bética, en éste local-accesoria, ponía el puesto de turrón Cantero de Paradas durante los días de la Magdalena y Feria, tenía un hijo futbolista, que más de una vez jugó en el Campo San Antonio de Almagro de ésta Localidad. La esfera luminosa que se ve más adelante puede ser del Banco Español de Crédito y por último según yo veo, el anuncio de Carta Blanca, pudiera pertenecer a la "Taberna de Llano".

Textos de D. Paco Díaz Fernández
Retoque fotográfico: D. Rafael Navarrete